27/10/08

guitarra y voz

El sábado, en un concierto a dúo guitarra y voz, Carles Soriano y su padre Carlos Soriano me recordaron que no hay ningún modo mejor para escuchar música que escucharla en directo. Pero, por si eso fuera poco, hicieron un mini-recital, intercalando música, canción y poesía que fue digno de alabanza.

Viendo allí al cantante, en la soledad del escenario, sólo con su guitarra y su cañón de luz, pensaba en lo curioso que era la soledad que debe pasar el músico en ese momento cuando al otro lado, en el resto de la sala, todos nos sentíamos acompañados por esas melodías. Podría decirse incluso que en aquel momento todos estábamos solos: todos desconectados unos de otros, pendientes de aquellas notas y aquellas voces. Pero, sin duda, todos acompañados porque formábamos una totalidad que escucha y atiende.

Ya lo dijo él (me limito a sumarme a la reivindicación) que es cierto que en Mataró, (como supongo que pasará en el resto de ciudades), no están aprovechando la calidad de los artistas que nacen en su seno y que, si se fueran al extranjero y triunfaran allí (como tantas veces pasa), quizá vendrían como “profetas a su tierra”.
Ojalá empiece a darse más importancia a la cultura, como mínimo la misma importancia que se le da a otras cosas más nimias, y que la gente pueda disfrutar, como disfruté yo, de la música de calidad y en directo.

14/10/08

si nos envenenáis ¿no nos morimos?

A menudo, cuando me hieren, recuerdo a Shakespeare. Yo nunca he sentido necesidad de venganza. Pero, por lo demás, me siento cercana a las palabras de Shylock...
"Me ha deshonrado, se ha reído de mis pérdidas, burlado de mis ganancias, ha escarnecido a mi nación, arruinado mis negocios, enfriado a mis amigos, encendido a mis enemigos, ¿y qué motivo el suyo? Soy judío. ¿No tiene ojos un judío? ¿No tiene un judío manos, órganos, corporeidad, sentidos, afectos, pasiones? ¿No lo nutre la misma comida, no lo hieren las mismas armas y lo someten las mismas enfermedades, no lo curan los mismos remedios, no lo calientan y enfrían el mismo invierno y verano? Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos hacéis cosquillas, ¿no nos reímos? Si nos envenenáis, ¿no nos morimos? Y si nos dañáis, ¿acaso no nos vengaremos? Si en lo demás somos iguales, también seremos como vosotros en eso.

Mercader de Venecia - Shakespeare