27/6/09

cumpleaños

Hoy es mi cumpleaños. Y quiero celebrarlo:

Siempre había visto el cumpleaños como el día en que uno se celebra a sí mismo, celebra que está aquí, y que lleva muchos años. Pero, hace poco tiempo, alguien hizo que me diera cuenta de que es una fecha donde los demás celebran que naciste. Ahora el cumpleaños me gusta más.

Por otro lado, pienso que damos demasiada importancia a eso de los años. Demasiada porque cuanto más mayor se hace uno, más joven debería intentar ser...

Estoy de acuerdo con aquello de que las arrugas deben estar en el lugar que antes ocuparon las sonrisas, pero deberíamos intentar ser más jóvenes cada día, para recuperar la ilusión y la forma de descubrir que tienen los niños y que los mayores, lamentablemente, olvidamos cada día más.
Por eso, me hago eco de las palabras de Bunbury en su canción “De mayor”:

"De pequeño me enseñaron a querer ser mayor,
de mayor voy a aprender a ser pequeño.
Y así cuando cometa otra vez el mismo error
quizás no me lo tengas tan en cuenta.

17/6/09

el amor, la soledad

Vuelvo a descubrirme asombrada por las palabras de André Comte-Sponville.
Esta vez en El amor, la soledad. Un libro de una gran belleza que explora tantos temas que no podría haceros un resumen. De modo que os dejo sus palabras, que hablan por sí solas.

“La palabra no me interesa más que cuando es lo contrario de una protección: un riesgo, una apertura, una confesión, una confidencia... Me gusta que alguien hable lo mismo que se desnuda, no para que le vean, como creen los exhibicionistas, sino para dejar de esconderse...

“La verdadera cuestión consiste en saber si hay que dejar de amar cuando se deja de estar enamorado (en cuyo caso apenas se puede hacer otra cosa que ir de pasión en pasión, con inmensos desiertos de hastío y aburrimiento entre una y otra), o si, por el contrario, hay que amar de otro modo y mejor. Las pocas parejas que lo consiguen a duras penas (pero las hay, en cualquier caso), me parece que exploran este segundo camino que, sin duda alguna, es el más difícil y el más lleno de delicadeza... Me gustan las parejas cuando son felices: me gusta su intimidad, su complicidad, su humor, su erotismo del día a día... Esos amantes saben que el deseo es otra cosa y más que una carencia, que el amor es otra cosa y más que la pasión.