22/3/12

los sueños...

Mi arrebato se fue y me quedo con la sensación de haber entendido lo que es sentirse completo… es (para mí) no necesitar nada que no puedas tener, no querer nada que quede fuera del alcance de uno mismo.
Necesitar cualquier cosa lejana supone desear pero también sufrir, imaginar pero también perder… yo no quiero perder pero sí desear, no quiero sufrir pero sí imaginar que imagino y que me imaginan.
Vuelvo a mi vida, diaria, anodina pero real. Vuelvo a ser yo, completa aunque sola. Vuelvo a la rutina, que espera una rutina diferente.
Sigo soñando y, ya se sabe, los sueños, sueños son….

5/3/12

arrebato

No me dejo llevar por los arrebatos. No porque no quiera, sino porque suelo ser demasiado racional; tanto que me cuesta ser menos consciente de lo que pienso y más de lo que siento...

En cambio, estos días se ha invertido esa tendencia. No sé dónde me llevará y eso es lo curioso, lo que no me suele ocurrir...

Vivo un momento de incertidumbre, dejándome llevar por sentimientos que no sé hacia dónde van pero que estoy segura de que no durarán (hay cosas cuya máxima belleza consiste en que son efímeras).

No es que yo quiera que no perdure... ni siquiera sé lo que sería este sentimiento si permaneciera (hoy todo son contradicciones).

Sin embargo, no me importa. Sólo quiero vivirlo. Por una vez, vivir sin pensar, sin calcular las consecuencias, sin evaluar los daños que pueda sufrir otro o yo misma por el camino.

Hace poco escribí "el camino lo eliges tú; dónde te lleve el camino lo elige el propio camino"... quizá es una tontería, pero así es exactamente cómo me siento... por una vez no tengo que decidir nada: sólo dejar que sucedan cosas.
¿Y el futuro? ¡ya se verá!