11/2/14

las cosas ocurren...

Desde hace tiempo busco mi camino. La maternidad ya está siendo un modo de encontrarme a mí misma y a ese "yo" mío que me gustaba y perdí hace unos años.
Otro camino es recuperar la música que me emocionaba y que desde hace años no escucho (no sé si por pereza, dejadez, olvido…).
Y en ese camino he encontrado otra senda, la senda que marca una bellísima canción de Silvio Rodríguez: Debo.
Estos días me están pasando cosas que me hacen sentir más feliz. Y reencontrar esta canción ha sido un buen broche. Nunca he creído en las casualidades; sigo sin creer. Pero estoy segura de que a menudo encontramos lo que buscamos incluso sin saber que las habíamos perdido o que las necesitábamos. Quizá simplemente tenemos el radar mejor ajustado y las cosas ocurren porque dejamos por fin que ocurran.
Yo me siento así hoy: las cosas ocurren y estoy aprendiendo a disfrutarlas… y “volverme a encantar como supe de niña”...

Debo            Silvio Rodriguez

Debo escuchar otra vez la guitarra del barrio
y recorrer mi ciudad para reconocerla
debo volverme a encantar como supe de niño
y despertar como un dios que alargara la sienta.

Debo leer en el mar la lección de lo inmenso
y renombrar el color que la vida me enseña
debo saber respirar un oxígeno fresco
y regresar a ese sol que contigo me espera.

Debo aprender que mañana es un mundo habitable
lleno de instantes, promesas y besos y sueños
debo encontrar la semilla del hijo y del padre
debo bañarme otra vez en el claro deseo
en el hondo deseo, deseo.

Debo ponerme a brillar con la luna entreabierta
y recostarme en la paz que humedece tu abrigo
debo saberle cantar a una noche tan nueva
como aquella que una vez estrenaras conmigo.